Mantente al día con información del mundo científico

¡Gracias por suscribirte!

Presentación virtual. 8 consejos para ayudarte durante y después de realizarla


En este post te daremos consejos concretos para ayudarte durante y después de la presentación para realizarla con éxito


Durante la Presentación


1. Optimiza la iluminación y la calidad del sonido

La configuración adecuada realmente te ayuda a presentarte de manera clara y profesional.


Aquí hay algunos consejos para ayudarte a hacerlo bien:


  1. Asegúrate de que tus fuentes de iluminación provengan de frente a usted (jamás de atrás). Esto evita que aparezcas como una silueta sombría y simplemente se va a ver mejor.

  2. Si puede, invierta en cámaras web y micrófonos para mejorar la calidad de tu presentación; no hay necesidad de gastar una tonelada de dinero, pero investiga un poco para ver qué opciones están disponibles a tu presupuesto.

  3. Mira alrededor de tu espacio e intenta anticipar las posibles distracciones de sonido y cómo puede minimizarlas (puertas que abren y cierran, descarga de WC…).

  4. Si es posible, intenta realizar la presentación en un área con superficies duras limitadas, como una habitación con alfombra, para mejorar la calidad del sonido. Hay ponentes que colocan edredones detrás de sus computadoras para crear una mejor experiencia de sonido durante la presentación.


2. Usa un «rompehielo» y música para establecer el estado de ánimo

El primer minuto de inicio de sesión es el más importante para establecer el tono de la presentación.

En la mayoría de los casos causa una buena impresión en el grupo comenzando de una manera divertida.

Puedes reproducir música mientras las personas ingresan a la sesión, justo antes de que comience la reunión. ¡Ayuda muchísimo con esos silencios incómodos!”

Por supuesto, debes adaptar el saque inicial a tu público. Si estás presentando a la alta gerencia de una empresa y sabes que esta multitud tiende a estar «encorbatada», puedes optar por una pregunta seria relacionada con el tema en cuestión, en lugar de algo divertido.


3. Revisa si usas u ocultas la «vista propia»

Hay ocasiones en las que puede ser apropiado mantener activada la vista propia sobre todo cuando se trabaja con grupos grandes y es imposible ver la expresión de los participantes del evento. Cuando se conversa o se hace una presentación a pocas personas, puede ser mejor desactivarla ya que permite visualizar su atención sobre lo que estamos hablando. Experimenta ambas opciones para ver con cuál te sientes más cómodo dependiendo de los escenarios.


4. Saber cuándo silenciar tu micrófono

Si estás realizando algún tipo de evento, reunión o taller en el que no hablas durante un tiempo, recuerda usar el botón de silencio para reducir el ruido de fondo que podría distraer a los asistentes. Por ejemplo, si les estás dando a las personas 10 minutos para escribir sus preguntas, este es un momento perfecto para usarlo. Con el tiempo, activarlo y desactivarlo se volverá más natural, pero definitivamente es algo a tener en cuenta si eres nuevo en las presentaciones virtuales.


5. Fomentar la participación

Debido a la falta de lenguaje corporal y de entrada en tiempo real, es posible que debas tomar medidas para obtener comentarios. Considera solicitar al grupo que escriban sus preguntas en el chat o utilizando aplicaciones como Sli.do. Así al finalizar la presentación puedes revisarlas y darle respuesta a las más importantes.

Si realizas una sesión de preguntas fuera de la ventana de chat, es posible que debas dar más tiempo del habitual para hablar ya que a muchos les lleva más tiempo activar el sonido o asegurarse de que no están hablando por encima de otra persona. Trata de responder usando su nombre para hacerlo más personal y generar confianza.

Si la plataforma que estás utilizando tiene una función de salas de reuniones, esta puede ser una buena manera de reunir a las personas en grupos más pequeños y generar debates. Luego podrán regresar a la sala principal para discutir ideas o descubrimientos juntos.


6. Se tú mismo

Hasta el día de la presentación, es posible que aún estés nervioso aun cuando el evento no es en persona. Por lo tanto, preséntate tal como eres, sin importar quién sea tu público: muchas declaraciones vibrantes y audaces son las que atraen a las personas. Todos somos imperfectos.


Después de la Presentación


7. No tengas miedo de hacer un seguimiento

Después de la presentación, es posible que debas enviar correos electrónicos para dar las gracias por su participación: materiales que mencionaste durante tu charla, resumen de las conclusiones, el evento grabado o para pedirles a las personas que completen una encuesta para que puedes hacerte una idea de cómo fue la presentación y qué podrías mejorar en el futuro.


Si hablaste con un grupo de extraños, considera informarles cómo pueden ponerse en contacto contigo. Incluso puedes hacer que la última diapositiva de la presentación muestre tu información de contacto, para que las personas la tengan en caso de que tengan preguntas o requieran de tus conocimientos.


8. Todo se puede mejorar

Como siempre rematamos en nuestras campañas:

La perfección no es alcanzable, pero si perseguimos la perfección podemos alcanzar la excelencia” - Vince Lombardi.


Revisa la presentación grabada y evalúate. Esto puede ayudarte a tener una idea de cuándo las personas estuvieron más involucradas durante la charla y mejorar para tu próxima presentación.

Haz una lluvia de ideas sobre otras formas en que puede obtener retroalimentación para evaluar tu desempeño. Por ejemplo, si realizaste un seminario web, la plataforma que utilizaste puede tener una forma de realizar un seguimiento de las interacciones y el nivel de participación.

Si por alguna razón sientes que te quedaste corto, no te castigues. Las presentaciones virtuales tienen el potencial de crear más distracciones de lo habitual y eso puede afectar los resultados.

Estamos seguros que las presentaciones virtuales llegaron para quedarse y tú tienes la capacidad de realizarlas con éxito.


Fotografía de @Surface en unsplash